Noticias de Propiedades e Inmuebles en Colombia

Encuentra tu próximo Inmueble

Madera, material sostenible: una alternativa estructural

Las alternativas de materiales que tienen los diseñadores para especificar las estructuras de las construcciones están, en su mayoría, limitadas al concreto, al acero y al aluminio. Sin embargo, la situación ambiental actual empieza a exigirles consideraciones específicas, como la cantidad de energía que requieren estos materiales para ser producidos.

En ese escenario, la madera se vuelve a posicionar como opción de material constructivo, pues requiere hasta 20 veces menos energía para ser procesada que los materiales tradicionalmente utilizados.

Entre los argumentos detractores de su uso como material estructural está su aparente incapacidad de cubrir grandes luces; la técnica de transformar de la madera en madera laminada encolada MLE (Gluelam) permite obtener secciones, longitudes y formas de ella que atienden adecuadamente los requisitos estructurales y estéticos, como, por ejemplo, (Corferias (1953), Centro Internacional de Convenciones de Medellín 2005, estación Arví del metro en Medellín 2009, Biblioteca Pública de Yopal en construcción).

Esta tecnología permite aprovechar eficientemente los bosques, ya que usa elementos de menor longitud que en otras circunstancias se desecharían. Estas uniones se pueden hacer confiablemente gracias al finger joint (cortes dentados que se entrelazan para unir dos piezas de madera) y a los pegantes sintéticos tipo melanina úrea formaldeido y poliuretano principalmente, consiguiendo secciones y longitudes cuyo único límite es su posibilidad de ser transportadas.

Se cree que la madera tiene un comportamiento desventajoso ante acontecimientos como un incendio; su bajo coeficiente de conductividad térmica hace que mantenga sus características estructurales durante mayor tiempo que el acero, que fluirá en este evento, y que el concreto, que colapsará abruptamente; en la misma circunstancia, la madera creará una capa de carbón en su superficie que ‘protegerá’ la sección estructural resistente por más tiempo que los otros materiales en un incendio.

Las técnicas de inmunización de la madera han avanzado y, en consecuencia su duración estable y eficiente, permite encontrar en el mercado garantías hasta de veinte años.

El llamado que nos hace nuestro frágil ecosistema encuentra eco en las opciones que nos ofrece la madera; su reconocimiento se hace presente en la normatividad nacional en la reciente Norma Sismoresistente NSR10, donde el capítulo G dedica un amplio espacio para su adecuado uso tanto de la madera aserrada, la laminada y la guadua, así como la clasificación de las especies maderables disponibles en el país con sus respectivas características estructurales, situación que le permite ser una alternativa adicional para ser considerada como material de construcción e insta a los ingenieros a entrenarse en este poco transitado campo.

No se trata de una intención purista y excluyente, sino de redimir desde la técnica y la normatividad vigente, el uso racional de un producto renovable, amable con el medio ambiente, que incluso combinado con otros materiales resulta agradable a nuestro hábitat y que por sus características ahorra en energía, costos y mantenimiento.

Es sabido el principio de consumo de CO2 y la producción de oxígeno de los árboles, y si estos provienen de bosques de reforestación, como es cada día más exigible por los contratantes y las normas constructivas, tenemos un escenario óptimo para usar la madera como un material estructural que contribuye con la construcción ecosostenible hacia la que indefectiblemente se ha ido orientado esta actividad en el mundo.

Fuente: Portafolio.co

¿Estas buscando propiedades? ¡Encuentralas aquí en ZonaProp.com!